La digestión adecuada como forma de mejorar su estado de ánimo

La digestión comienza casi tan rápido como la comida entra en su boca. Por supuesto, este proceso consta de muchos factores que interactúan directamente entre sí, pero conviene recordar que una alimentación adecuada es la forma más sencilla de evitar molestias en forma de dolor abdominal, distensión abdominal, acidez o estreñimiento. El sistema digestivo no es un órgano, es una cadena de ellos con los tractos digestivos que lo acompañan, y si alguno de ellos no funciona correctamente, es posible que tengamos problemas de salud más o menos problemáticos. ¿Qué hacer para evitarlos? ¿Cómo cuidar adecuadamente la digestión?

Trozos y digestión

Una función importante de la digestión es morder adecuadamente los alimentos. Un bocado acertado de comida afecta de manera significativa el correcto logro del objetivo, es decir, la superación de determinadas partes del sistema digestivo.

En la boca, los alimentos mordidos se mezclan con la saliva y las enzimas que contiene: ptialina. Esto provoca la distribución previa de ciertos nutrientes, incluidos los carbohidratos. En las últimas etapas de la digestión, los jugos gástricos y las enzimas pancreáticas juegan un papel importante. Preparan secciones posteriores del sistema digestivo para recibir masa de alimentos.

Para ayudar a su sistema digestivo y a la digestión, coma lentamente, muerda bien y mastique trozos individuales. No se recomienda simplemente tragar toda la comida. Beba un poco de agua mineral sin gas entre bocado y bocado.

Hablar mientras se come tiene un efecto negativo en la digestión: comer y hablar al mismo tiempo hace que el aire ingrese al estómago, lo que en muchos casos conduce a la retirada de la masa de alimentos, también conocida como reflujo.

Evite comer en exceso y concéntrese en tragar bocados pequeños cuidadosamente mordidos. Por lo tanto, proporcionamos al cuerpo la cantidad óptima de calorías y energía, mientras mantenemos la salud, el bienestar y una digestión eficiente.
Parts of digestive system

Funciones digestivas de órganos individuales

La digestión es un proceso complejo que involucra a muchos órganos, incluidos el estómago, el páncreas, el hígado, el intestino delgado y el intestino grueso. El cerebro controla el correcto funcionamiento de los órganos individuales, que reciben información sobre la actividad digestiva actual. El cerebro, a través de centros nerviosos especializados, estimula el sistema nervioso y las hormonas secretadas en el sistema digestivo, coordinando su trabajo.

El estómago juega un papel importante en este sentido, ya que contiene una cantidad significativa de moco y jugo gástrico. En el estómago, los alimentos también se digieren y se preparan para su posterior procesamiento.

En presencia de una cantidad excesiva de jugo gástrico, pueden aparecer erosiones e incluso úlceras de estómago; en esta situación, es necesario seguir la dieta correcta y evitar ciertos alimentos, como el café fuerte y el alcohol, que además irritan las paredes del estómago dañadas.

En las etapas posteriores, la digestión ocurre en el intestino delgado, con la participación activa de las enzimas pancreáticas y la bilis hepática, lo que facilita el procesamiento de los alimentos digeridos. En el primer segmento del intestino delgado, conocido como duodeno, se descomponen el azúcar, las grasas y las proteínas. Los aminoácidos, la glucosa y los ácidos grasos obtenidos durante la digestión son transportados a través de las vellosidades intestinales hasta los vasos linfáticos y sanguíneos.

La última etapa de la digestión es el intestino grueso, que entra en lo que no se ha digerido. El intestino grueso absorbe agua, electrolitos y vitaminas. Además, aquí tiene lugar la síntesis de vitamina K y algunas vitaminas B. La etapa que cierra el proceso digestivo es la defecación.

Digestión: funciones del hígado y del páncreas

A la hora de analizar la digestión, conviene fijarse en las funciones del páncreas y del hígado, glándulas que no están directamente implicadas en el proceso digestivo, aunque desempeñan una función muy importante en el proceso digestivo mediante la liberación de determinadas sustancias.

La función principal del hígado es producir bilis y eliminar toxinas. La bilis es esencial para el buen funcionamiento del sistema digestivo ya que permite una digestión más eficiente de las grasas.

El páncreas es responsable de la concentración correcta de glucosa en la sangre: produce enzimas y hormonas que regulan los niveles de azúcar en sangre. La diabetes puede ocurrir cuando existe un trastorno del páncreas.

Julio Fernandes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *